COMENTARIO SOBRE LA TRADUCCION

Please download to get full document.

View again

of 11
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Similar Documents
Information Report
Category:

Fashion & Beauty

Published:

Views: 0 | Pages: 11

Extension: PDF | Download: 0

Share
Description
COMENTARIO SOBRE LA TRADUCCION
Tags
Transcript
    Capítulo 3. El lenguaje del turismo y el folleto 3.1 Historia del turismo y de su lenguaje Antes de sumirse en el análisis del lenguaje turístico, vamos a recorrer brevemente el desarrollo del turismo durante los últimos siglos. Como ya se ha dicho el moderno turismo  procede del Grand Tour, del que viene también la misma palabra, o sea aquel viaje por las cortes europeas que emprendían los jóvenes aristocráticos de los siglos XVII y XVIII, con el fin de completar su formación. Sin embargo, el turismo propiamente dicho tiene su srcen en el siglo XIX en los países más desarrollados, como Inglaterra, gracias al aumento del tiempo libre para cada vez más personas, las cuales aportan una creciente demanda de recreo y, consiguientemente, la creación de agencias que tuvieran el objetivo de ayudar a los turistas en sus desplazamientos. Al mismo tiempo, la nueva industria turística va estructurando su lenguaje.   Por ejemplo, en 1828, el editor alemán Karl Baedeker invento la primera colección de guías de viajes que, cuidada hasta el mínimo detalle, proporcionaba todo tipo de datos para que el viajero fuese autosuficiente.   Esto determino el nacimiento de un nuevo género textual, un género que desde aquel momento tendrá un gran éxito, es decir, la guía turística. En el siglo XX, la practica turística se difunde en crecientes estratos de población, hasta converger en el fenómeno del turismo de masas de los años sesentas, propio de la sociedad industrial. Esta democratización del turismo lleva a la definición de modelos de comportamiento difundidos pos las agencias de viajes, que se encargan de canalizar los deseos de los turistas hacia algunos destinos seleccionados.   Con el advenimiento de la sociedad postindustrial y las consiguientes transformaciones sociales y económicas, el turismo se ha ido evolucionando y diferenciando, dejando más libertad al turista en la elección de las propuestas y de los recursos. Igualmente, se está extendiendo la conciencia de las consecuencias negativas del turismo agresivo, al que se opone el turismo sostenible. Este proceso está apoyado por la OMT , que afirma ‹‹el papel central y decisivo en la promoción del desarrollo de un turismo responsable, sostenible y accesibles para todos, cuyo objetivo final es contribuir al desarrollo económico, a la comprensión internacional, a la paz, a la prosperidad y al respeto universal y la observancia de los derechos humanos y de las libertades fundamentales››.  A la palabra turismo se han añadido adjetivos que indican diferentes tipos de esto, como el rural, el religioso y el gastronómico. Cabe mencionar como estas nuevas fórmulas son indispensables para alcanzar un beneficio general de las zonas turísticas, contribuyendo a la  mejora de los servicios, la diversificación de las actividades locales, el mantenimiento de las áreas naturales y la rehabilitación de la arquitectura popular. 3.2 El lenguaje del turismo: las funciones Con el paso del tiempo, a las guías se sumaron otros textos que tenían el objetivo de describir los destinos turísticos, como los folletos, publicados por instituciones estatales y privadas, las revistas de turismo y, más recientemente, las páginas web y los portales del turismo. Hoy en día, la comunicación turística abarca variadas tipologías de formas y textos, pero se desarrolla sobretodo según dos tipologías de discursos: uno entre especialistas y el otro dirigido al público. El primero atañe el léxico más propio del turismo, está empleado entre los  profesionales en las agencias de viajes y en el sector de los transportes y está caracterizado  por el uso de muchos anglicismos, debido a su necesaria internacionalización. Todavía el lenguaje que nos interesa para nuestro análisis es la comunicación dirigida al público, tanto  por parte de empresas comerciales como de entidades públicas. En este ámbito distinguimos lo textos que concierten los aspectos organizativos y los que describen el lugar turístico, los cuales desempeñan determinadas funciones:    Función informativa: en el sector del turismo se ha una gran demanda de informaciones, a las que se contesta a través de una importante producción de textos descriptivos, tanto escritos como en forma de exposición oral. Para describir los atractivos turísticos se recurre a distintos componentes temáticos procedentes de disciplinas y ámbitos diferentes (desde la historia y la geografía hasta la artesanía y los espectáculos), constituyendo un rico abanico de términos que, aislados de su contexto de uso, difícilmente se podrían atribuir al turismo. Por ejemplo, el léxico de la gastronomía representa un fuerte imán para el turismo, gracias a la relación muy estrecha que tiene con las costumbres y con el idioma local. Por otra parte hay que tener en cuenta de la intangibilidad del producto turístico, que reúne elementos materiales y aspectos ideales. Por esto, en torno al núcleo terminológico, se dispone un amplio caudal de léxico periférico en que destacan adjetivos calificativos y expresiones connotativas. Cabe también mencionar la llamada comunicación interpretativa , o sea aquel tipo de difusión de conocimientos educativos que se realiza en el momento y en el lugar de la fruición y que intenta hacer participar la comunidad local. Entre los principales empleos de la comunicación interpretativa, sobresale lo que se lleva a cabo en el ámbito del turismo rural, a fin y efecto de que el visitante  tome conciencia de la necesidad de cuidar al medio ambiente y se comprometa con los valores de aquella zona, sintiéndose responsable de su futuro.    Función persuasiva: los objetivos de los textos dirigidos al público son la venta del  producto y la promoción de una localidad o de una cierta visión del viaje. Por eso la comunicación publicitaria es indispensable tanto para las actividades comerciales como para las instituciones nacionales y locales para que destaque la imagen turística y los atractivos de un lugar. Los textos persuasivos tienen el objetivo de conquistar la atención del público a través de un lenguaje llamativo y convencedor, cuyas características son, sin lugar a dudas, el empleo de formas apreciativas e hiperbólicas y el uso de recursos que promocionen y publiciten lo que se está describiendo.   También en este ámbito se señala el uso de adjetivos calificativos para crear un clima estimulante y poner de manifesto lo que se está describiendo, intentando aprovechar al máximo los puntos fuertes de un lugar determinado.    Función directiva: esta función se desenvuelve en contextos de interacción entre los  profesionales, es decir el personal encargado de dirigirse al público, y los clientes. Se encuentra en producciones textuales muy diferentes, desde los programas de viajes, que indican las instrucciones a las que atenerse, hasta las guías que orientan la mirada del turista. En este tipo de interacciones, la cortesía y la coherencia desempeñan un  papel fundamental. En el contacto con el público el comportamiento respetuoso es indispensable; al mismo tiempo, el profesional deberá mostrarse atento a las necesidades de los usuarios, adoptando una aptitud generadora de confianza y facilitando una descripción exhaustiva de los servicios que se ofrecen. Entre los indicadores lingüísticos de cortesía, como veremos en el apartado 3.4, sobresale el uso de las formas de respeto usted   y ustedes . 3.3.1 El lenguaje del turismo: el léxico El lenguaje de los textos turísticos es caracterizado por una gran variedad léxica y por eso es muy complicado de traducir, debido también a las diversidades entre las lenguas que siempre hay que tener en cuenta. A pesar de que los textos turísticos presentan un lenguaje heterogéneo, en que se mezclan diferentes contenidos ,  se pueden encasillar según dos tipos de temática: la de la gestión y la de la descripción.  En la primera caben los términos más específicos, relativos a los servicios y a las estructuras turísticas ( hotel, motel, parador, hotel rural  , etc.). Destaca también el procedimiento de la formación de siglas, sobretodo de difusión internacional: B&B (  Bed and Breakfast  ), FB (  Full  Board  ), HB (  Half Board  ). Además, los préstamos son un elemento muy usual en el ámbito de la gestión. Los anglicismos abundan en el campos semántico de los trasportes y del deporte (chárter, Airbus, ferry, surf, trekking, snorkeling) mientras otros han sido adaptados al español: operador turístico ( tour operator  ), bajo coste ( low   cost  ), todo incluido ( inclusive   tour  ) etc. Por lo que concierne la descripción del producto turístico, hay una gran variedad de unidades terminológicas procedentes de variadas disciplinas (historia del arte, geografía, deporte, artesanía, etc.) que pueden mantener sus sentidos srcinarios o asumir valores connotativos. Sin lugar a dudas, no obstante hay miles de términos tomados de otros sectores que se unen y combinan entre ellos un texto único, cada palabra se adapta a aquel determinado contexto, muy a menudo alejándose de su significado y uso habitual.   El léxico del turismo incluye también un uso peculiar del lenguaje general, en vistas a persuadir y orientar el público: un ejemplo es el uso de adjetivos como magnifico, esplendido, maravilloso,  etc. 3.3.2 Turista, viajero, visitante Por lo que se refiere al interlocutor, la actual diferenciación de las tipologías de turismo supone la elección de destinatarios que tienen deseos y motivaciones específicas. Por consiguiente, a menudo se emplea el vocablo viajero  para referirse a la figura del turista, mas desacreditada porque relacionada irreparablemente con la estandarización y la falta de responsabilidad del turismo de masas. Aunque la palabra viajero  tiene un valor neutro en los textos normativos, puede también  presentar una connotación que hace referencia a la experiencia del viaje autónomo e informado, gracias al cual es posible descubrir nuevos lugares y personas. Son propios estos valores de elección por cuenta propia y de búsqueda personal que hacen del término viajero  una alternativa léxica muy recurrente en la comunicación turística. La del visitante  es otra figura que, con respeto a la del turista, tiene un matiz más positivo,  porque presupone la presencia de una comunidad de habitantes que están dispuesto a acogerlo y permite disimular la condición comercial y económica de la relación. Hay también otras palabras que se utilizan para definir al turista que se compromete en la  búsqueda de autenticidad y de experiencias turísticas responsables. En el caso de los textos  dirigidos al público podemos encontrar términos como  forastero  y caminante , además del uso específico de  peregrino  cuando se habla de turismo religioso. 3.3.3 Realias y términos culturales En este apartado nos proponemos analizar el uso de los términos   culturales  en el lenguaje del turismo, donde dimensión internacional y patrimonio local se cruzan. Puesto que la herencia histórica, artística y paisajística constituye un importante atractivo, la descripción del destino turístico a través de expresiones vinculadas a la cultura y a la tradición asume una importancia estratégica. Debemos señalar que cuando se habla de término cultural y, en particular, de realia , se hace referencia a aquellas palabras que pertenecen exclusivamente a un determinado idioma y que  por eso no tiene verdaderas traducciones a otras lenguas. Como muestra, vamos a  proporcionar ejemplos   tomados de las traducciones aquí    presentes. En primer lugar, en lo que concierne a los términos culturales más generales, notamos que se suelen mantener los vocablos locales cuando se trata de elementos tanto geográfico, es decir lugares y villas (  La    Montecchia, Algodonales, Ubrique , etc.), montes (  Monte Castello, Monte  Ricco, Sierra de Cadiz, etc.), parques naturales (  Doñana, Los Alcornocales , etc.) y rutas ( Stradon del Vin Friularo, Ruta del Toro ), como culturales, es decir bailes y costumbre típicas (  soleá, chirigota  y coplas ) y manifestaciones tradicionales (  ferias  y romerías ). En segundo lugar, proponemos ejemplos de palabras procedentes de otros sectores relacionados con factores culturales, o sea el de la gastronomía y el de la arquitectura. Tanto los ingredientes como los platos están profundamente vinculados a la tradición local, de ahí que la gastronomía sobresale por ser el área léxica que tiene el mayor número de realia. En la primera traducción, la del folleto de las Colinas Euganeas, hemos encontrado términos como tagliatelle  y vin    friularo , de los cuales se ha dado una breve definición para permitir al lector de configurar en su mente una imagen, si bien sea bastante vaga. En cambio, en la segunda propuesta de traducción, encontramos la enumeración de una serie de pasteles típicos de la región gaditana ( alfajores, amarguillos, turrón de Cádiz, japonesas y tocino de cielo ), de los que no se ha dado una explicación detallada porque habría sido inoportuna y, quizás, habría aburrido al lector. En lo que atañe a los términos procedentes del ámbito de la arquitectura, en textos turísticos se encuentran tanto vocablos que designan distintos tipos de fincas o viviendas como la terminología relativa a las partes del edificio, su decorado y mobiliario.
Recommended
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x